Madre e hijo se llevan 3.000 euros sin fallo