Se llevó los 6.000 euros a pesar de su desconfianza