Se jugó los 3.000 euros porque confiaba en su fe