La cabra, culpable de que Yolanda se quede sin un euro