Lucía, de 30 años, trabajadora, estudiante, voluntaria... ¡y marchosa!