Juanra Bonet, el paño de lágrimas