El poli enchufado se lleva 1.000 euros