Un experimento confirma el peor presentimiento de Samanta: Está enganchada al móvil