La fórmula del amor sí existe y Samanta lo ha comprobado