Dos generaciones de la familia de Samanta nos enseñan cómo ha cambiado la paternidad