Así se vivieron los ocho minutos de pánico y terror en las calles de Londres