La tensión crece fuera del Tribunal Supremo: la policía ha intervenido por segunda vez