La parricida de Alicante reconoce los hechos