Una fuerte explosión en Texas siembra más pánico en EEUU