El dueño de Diviertt culpa a la policía municipal