Schettino se defiende con el ataque