Las cámaras de seguridad, claves contra José Bretón