Los restos óseos de Las Quemadillas parecen ser humanos