El asesino de “El Salobral” se suicidó tras una tensa negociación con la Guardia Civil