Clamparu no habló, sus víctimas sí