Los duques de Palma comienzan una vida más austera