Ruíz Mateos, Mel Gibson y la Virgen María