Nacho Vidal blanqueaba a Gao Ping con facturas falsas de consoladores