¿Hay doble rasero en la justicia?