Eva Sannum, diez años después