Cataluña, nido de espías