La manifestación del 25-S acabó en batalla campal