Santiago Niño Becerra apunta a una progresiva pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas