Diversos sindicatos policiales culpan al denunciante del ‘chat del odio’ de machar la imagen del cuerpo