El segundo violador del Eixample, en libertad