El economista Santiago Niño Becerra cree que no se puede aumentar el gasto en pensiones