La recuperación favorece cuatro veces más a los ricos que a los pobres