La desigualdad en la recuperación: Mientras los sueldos bajan un 2.8%, los dividendos y las rentas empresariales suben