1.500 agentes y tres líneas de perímetro, el dispositivo ante un hipotético regreso de Puigdemont