Dos estructuras paralelas, los planes de Puigdemont desde Bélgica