Nacho Pulido cruza una y otra vez la frontera en busca de los controles policiales ante un hipotético regreso de Puigdemont