¿Guerra interna en el Gobierno?