Lapuerta mediaba entre donantes y ministros