Soraya Rodríguez: “La ayuda de 400 euros no es una propina”