El sistema de comunicación no funcionaba en el sótano del Madrid Arena