Rajoy, frente a las exigencias de Europa