Los tentáculos de la Gürtel salpican la visita del Papa