Grecia arde por la visita de Merkel