Alemania, España, Francia e Italia buscan soluciones al paro juvenil