Aguirre y la polémica de las camisetas