Los policías enviados a Cataluña se quejan de sus condiciones de vida en el barco