Los policías abandonan hoy los hoteles de donde se les quiso expulsar