El gobierno gastó 73.000€ en una peregrinación de militares, guardias civiles y autoridades a Lourdes