Tras las subidas, el 27% de las pensiones ganarán poder adquisitivo y el 73% perderá