La carta que cuesta diez veces más que la subida que anuncia